Penn Global Medicine (PGM)

Programas clínicos

Cirugía robótica mínimamente invasiva

Penn Medicine tiene uno de los programas de cirugía robótica con mayor experiencia y actividad del mundo.

Durante los últimos cinco años, se han realizado más de 4.000 intervenciones quirúrgicas robóticas en Penn Medicine. También cuenta con una serie de cirujanos cuya experiencia y conocimiento en cirugía robótica ha recibido el reconocimiento de la comunidad internacional.

Aunque las técnicas de cirugía robótica se suelen asociar con las operaciones de próstata, los médicos de Penn Medicine han extendido su uso a distintas áreas, entre las que se incluyen problemas de salud neurológicos y de la mujer.

Tipos de procedimientos robóticos mínimamente invasivos en Penn Medicine

Con ocho sistemas quirúrgicos da Vinci®, Penn Medicine tiene uno de los programas de cirugía robótica más amplios de Estados Unidos.

Entre los procedimientos robóticos quirúrgicos en Penn Medicine se incluyen:

Beneficios de la cirugía robótica mínimamente invasiva

Entre los beneficios de la cirugía robótica mínimamente invasiva podemos encontrar:

  • Menos dolores postoperatorios
  • Menor probabilidad de infección
  • Menos anestesia
  • Menos pérdida de sangre
  • Estancias más cortas en el hospital
  • Recuperaciones más rápidas y completas
  • Regreso más rápido a las actividades de la vida cotidiana

El factor diferenciador de Penn Medicine

Los cirujanos de Penn Medicine realizan más intervenciones quirúrgicas y de mayor variación que la mayoría de hospitales en Estados Unidos. Penn Medicine cuenta con uno de los centros de formación sobre cirugía robótica mínimamente invasiva más amplios y avanzados.

El doctor David Lee es uno de los urólogos con más experiencia del mundo en prostatectomía robótica: ha realizado más de 3.000 intervenciones. Solo hay tres o cuatro cirujanos en el mundo que cuenten con este historial.

Penn Medicine elaboró el primer programa de cirugía robótica transoral (TORS, por sus siglas en inglés) del mundo en 2004. En diciembre de 2009, la FDA aprobó el uso del sistema quirúrgico da Vinci® para practicar la cirugía robótica transoral para ciertas lesiones malignas de la garganta y la glotis así como todas las enfermedades benignas. Desde la aprobación de la FDA de la cirugía robótica transoral, las investigaciones realizadas en Penn Medicine se han dirigido a la mejora de estas técnicas.